Leer, escribir, compartir

Leer, escribir, compartir

6/6/17

Notas para Enma de Garth Callaghan.



Título: Notas para Emma.
Autor: Garth Callaghan.
Editorial: HarperCollins.
Fecha 1ª publicación: 2014
Págs: 216

Este libro es un llamamiento. Un llamamiento a despertar. A conectarse. A compartir los sentimientos. A hacer esa llamada telefónica. A escribir esa nota. Porque soy muy consciente de la fragilidad de la vida y de lo importante que es dedicar tiempo para relacionarse con aquellos a quienes amamos cuando todavía estamos presentes, cuando todavía podemos hacerlo.



Mi opinión.
Os traigo una lectura algo diferente a lo que acostumbro a escoger, a veces me auto-obligo a leer géneros diferentes, nunca sabe una lo que se va a encontrar y en algunas ocasiones he encontrado verdaderas joyitas. En este caso leyendo la contraportada me pareció que estaba cerca de ser un libro de autoayuda, género del cual no leo prácticamente nada, por lo que lo comencé con ciertos reparos, gané algo de confianza sabiendo que era esta una historia real

Callaghan, el autor de este libro, ha sufrido hasta tres diagnósticos de cáncer, lleva un tratamiento con efectos secundarios infernales, a través de estas páginas nos cuenta su batalla personal contra esta enfermedad, su lucha, el impacto que tiene en su familia, sus miedos. Pero lo que más le preocupa y aterra es dejar a su hija de 12 años, no verla crecer, no poder estar con ella en momentos importantes de su vida. Y sobre esto último es de lo que trata el libro porque aunque la enfermedad está presente no se centra tanto en ella como en el amor hacia su hija, en la relación padre/hija antes y durante el fatal diagnóstico.

Todos sabemos que la comunicación favorece las relaciones personales, no obstante, que difícil nos resulta ponerla en práctica y sorprendentemente más con nuestros seres queridos. Este padre encontró una bonita y especial manera de conectar con su hija, mediante unas notas escritas en servilletas de papel que cada mañana deslizaba en la fiambrera del almuerzo que él mismo le preparaba para ir al colegio. Comenzó cuando su trabajo le mantenía ocupado y fuera de casa demasiado tiempo, de esa manera, su hija sabía que él pensaba en ella. Después de que le diagnosticaran cáncer de riñón estas notas adquirieron mayor significado, si esa terrible enfermedad conseguía vencerle, esas palabras escritas le quedarían a su hija para siempre, así que decidió dejar escritas una por cada día hasta que Emma se graduara en secundaria por si él para entonces no estaba ya presente.

Cada capítulo comienza con una de estas notas, algunas son palabras de ánimo, de cariño, otras simples consejos de un padre a una hija.

Querida Emma: Si pudiera darte una sola cosa en la vida, te daría la capacidad de verte a tí misma a través de mis ojos. Sólo entonces te darías cuenta de lo especial que eres para mí. Te quiero. Papá.

¿Sabes lo que quieres hacer? Pues, ¡hazlo!. Te quiero. Papá.

Querida Emma: A veces, cuando necesito un milagro, te miro a los ojos y veo que ya he creado uno. Te quiero. Papá.

Otras son citas de personajes célebres, dichos o proverbios.

Si hay algo que no te gusta, cámbialo. Si no lo puedes cambiar, cambia tu actitud. (Maya Angelou) 

Sé un arco iris en la nube de alguien. (Maya Angelou).


Garth Callaghan y su hija Emma.


Una historia real relatada de forma sencilla, como si fuera un amigo el que nos contara lo que le ha sucedido y como lo está llevando. Emotivo porque de por sí el tema lo es, y porque desgraciadamente a casi todos nos ha tocado sufrir esta devastadora enfermedad con alguien cercano y por ello empatizamos rápidamente con él. Pero he de decir que me ha resultado un tanto repetitivo, era como contar lo mismo en cada capítulo con otras palabras. No tiene nada diferente a otros libros que tratan sobre este tema, ni nos dice nada nuevo que no sepamos, está bien si quieres como recordatorio de esos consejos que todos conocemos y que tanto nos cuesta llevar a la práctica, sin más.

No es un libro escrito con una prosa de gran belleza, no creo que ese fuera el objetivo del autor, más bien el de transmitirnos sus emociones, sus sentimientos, pero en su favor diré que sin llegar a resultar lastimero ni lacrimoso.

Quedémonos con el mensaje que nos deja, dediquemos tiempo a los nuestros, hagámosles saber lo que sentimos, lo importante que son para nosotros y hagámoslo ahora no vaya a ser que mañana sea ya muy tarde. Y por supuesto mantener siempre viva la esperanza.

Yo no lo volvería a leer, ni será una lectura que recuerde ni que me marque, pero ya sabiendo un poco más de lo que va, deciros que a los que os guste el tipo de libros para subrayar frases, este es el vuestro.




Seguir leyendo




Return to top of page